domingo, 21 de octubre de 2012

Centro Histórico La Candelaria de Bogotá


Este es un reporte fotográfico de una visita reciente (oct. 2012) a la localidad de La Candelaria de Bogotá que fue declarado Monumento Nacional por medio del Decreto 264 del 12 de febrero de 1963. Esta zona del centro de Bogotá muestra la riqueza arquitectónica, el paisaje urbano del corazón histórico y la oferta cultural de la ciudad. Los comienzos del barrio reflejan una arquitectura colonial que se pudo mantener casi intacta debido a que el auge comercial indicaba un crecimiento ladera abajo. El centro histórico de Bogotá es uno de los mejor preservados en Latinoamérica.

En los fines de semana y días festivos se puede ver una dinámica y vida urbana totalmente diferente a los días laborales, algunas calles se convierten en ciclovías extraordinariamente extensas que atraen a los caminantes. Algunos llevan a sus perros y los ejercitan por estas mismas calles, todos los ciudadanos recogen sus desechos de manera que las calles están libres obstáculos no deseados. Los vendedores ambulantes ofrecen todo tipo de comidas rápidas, golosinas y refrescos.

En un recorrido pude constatar que es un barrio bien preservado con casas coloniales  que presentan una adecuada renovación y restauración. Las propiedades y de las calles adoquinadas nos remiten a un pasado que refleja un urbanismo de configuración española y que ya en 1539 se inicia con el desarrollo y el trazado actual de calles alrededor de la Plaza de Bolívar. En este diseño original se gesta la ciudad con la Plaza Mayor como el centro del incipiente urbanismo y la iglesia principal que más tarde se convertiría en la Catedral Primada de Bogotá. 

El Museo Botero está situado en La Candelaria y alberga una hermosa colección de obras donadas a Colombia por el artista Fernando Botero. Su intención es difundir el arte y la cultura en su país natal mostrando 123 de sus obras entre pinturas, esculturas, dibujos y otras técnicas. Otras 87 piezas corresponden a una impresionante colección de obras de artistas de renombre internacional  como Jean-Baptiste-Camille Corot, Pierre Auguste Renoir, Claude Monet, Camille Pissarro y Gustave Caillebotte, Henri de Toulouse-Lautrec, Picasso y otros de ese calibre.


Es un conjunto que es un atractivo turístico de primer orden, que merece la pena un andar pausado para observar con detenimiento los detalles como sus ventanas enrejadas, los portones tallados, techos de tejas rojas y aleros. También algunas calles empedradas, pasajes estrechos que dan a plazas, todo muy cerca de partes renovadas de la ciudad con los sistemas de transporte muy accesibles. En el mismo conjunto se pueden visitar muchos de los sitios de interés más emblemáticos de Bogotá tales como el: Museo del Oro, Museo Botero, la Casa de Moneda, Museo de Arte del Banco de la República y un sinnúmero de obras arquitectónicas de gran interés cuyo interior refleja un hecho importante de la construcción histórica de la misma ciudad.


La Candelaria se encuentra entre la calle 7 y la Avenida Jiménez de Quesada y entre las carreras primera y 15. La ciudad de Bogotá se fundó en el año 1538 y por suerte se han conservado muchas edificaciones antiguas que hoy retratan la búsqueda constante de la identidad del colombiano. Como sucedió en muchos países de Latinoamérica, en el siglo XX se remplazó el modelo urbano español que había mantenido por mucho tiempo y se pasó a seguir tendencias del Viejo Mundo, lo podemos comprobar al  ver que en la parte residencial de otras zonas de Bogotá predominan las tendencias inglesas hasta mediados del siglo XX. Recién después empezaron las construcciones de rascacielos y centros comerciales mucho más modernos al estilo norteamericano. La Candelaria queda inmerso en un contexto que refleja esta dinámica cambiante, pero por momentos es como caminar por un barrio congelado en el tiempo. 

 Plaza del Chorro de Quevedo

Se dice que en la Plaza del Chorro de Quevedo fue donde nació Bogotá, la capital colombiana. En 1538 Gonzalo Jiménez de Quesada decidió establecer en este lugar el primer caserío que sería el germen de lo que hoy es la enorme y populosa capital de Colombia. En sus inicios solo había 12 casitas y una iglesia. La denominación  ‘El Chorro de Quevedo' surge porque en 1832, porque uno de los padres de la Comunidad Agustina, de apellido Quevedo, construyó una fuente para abastecer de agua a los habitantes de esta zona de la capital.  En este conjunto destaca  la Ermita de San Miguel del Príncipe, construida en 1969 a imagen de la antigua Capilla del Humilladero. Se venera la imagen del señor crucificado, mejor conocido como el Cristo del humilladero.







El colorido es uno de los componentes del paisaje que juega con la luz para crear dinamismo y acentuar la volumetría en muchas callecitas estrechas.

Se puede distinguir que hay una parte residencial en las faldas de los cerros orientales. Lugar con casas de estilo colonial, hoy se ha cambiado su uso y ahora son pequeños hoteles, restaurantes y tiendas, predomina la vida bohemia. Los techos aun son de tejas de barro y hay algunos balcones de madera. Las paredes hoy lucen colores vivos (antes eran blancas) que le dan una gran autenticidad y enriquecen el espíritu de barrio.


La Iglesia de la Candelaria es un templo colombiano de culto católico dedicado a la Virgen María bajo la advocación de la Candelaria, se localiza en la calle 11 con carrera 4, en el barrio La Candelaria, sector histórico de la ciudad de Bogotá.  Pertenece a la jurisdicción eclesiástica de la arquidiócesis de Bogotá.


Algunos sitios esperan urgentemente que se invierta en su restauración o renovación de manera que el continium de las fachadas de una cuadra no quede descontinuado. Como vemos aquí, este umbral maravilloso aun transpira historia e identidad. Merece la pena su conservación. 





 Iglesia de Las Aguas, Barrio La Candelaria, Bogotá.

La Iglesia de Nuestra Señora de las Aguas o simplemente Iglesia de las Aguas tiene un profundo significado histórico, es también un monumento de valor arquitectónico y cultural. El templo es una sencilla construcción colonial que data de 1644, consta de una planta rectangular de una sola nave.  En su costado norte posee una capilla construida en 1901 dedicada a San Antonio. El templo y el antiguo convento fueron declarados Monumento Nacional por medio del decreto 1.584 del 11 de agosto de 1975.

Es un templo de culto católico dedicado a la Virgen María bajo la advocación de las Aguas, se también está localizado en el barrio La Candelaria. El templo hacía parte del antiguo Convento de las Aguas, el cual a lo largo de su historia se ha desempeñado también como hospital, orfanato y actualmente es la sede de "Artesanías de Colombia". Fue restaurado en 2003. La Iglesia está ubicada en la carrera tercera con calle dieciocho sobre un boulevard que cuenta con amplios senderos peatonales.

2 comentarios:

  1. Viví allí parte de mi juventud durante la década de los 60 y 70, me trae recuerdos muy gratos de una Bogotá menos ataviada y más parsmoniosa, pareciera como si se hubiera detenido el tiempo.............

    ResponderEliminar