miércoles, 1 de febrero de 2012

LOS JARDINES PUEDEN COMBATIR LOS EFECTOS DEL EXCEDENTE DE CO2.

Los girasoles (Helianthus annuus) tienen raíces profundas y es muy eficiente atrapando CO2 de la atmósfera. Foto de Guillermo-Chaves en Viveros Bios. Escazú. Costa Rica.

Los modestos jardines de todas las casas pueden dar un aporte muy importante contrarrestando los efectos de los gases de efecto invernadero. Cada vez hay mayor información de las especies que tienen mayor efectividad capturando el dióxido de carbono (CO2) atmosférico.

Plantando cultivos con raíces más profundas podría reducirse en forma significativa los niveles de CO2 en la atmósfera. Este gas es uno de los principales responsables del calentamiento global, asegura el experto británico Douglas Kell, profesor de Ciencias Bioanalíticas en la Universidad de Manchester, en Inglaterra, y Director del Consejo de Investigaciones en Ciencias Biotecnológicas y Biológicas.

“De todos estos gases, el CO2 cobra especial relevancia por su efecto sobre las condiciones climáticas del planeta debido a que es un gas de larga permanencia, es decir, es un gas que permanece activo en la atmósfera durante mucho tiempo. Así, por ejemplo, del CO2 emitido a la atmósfera, sobre el 50% tardará 30 años en desaparecer, un 30% permanecerá varios siglos y el 20% restante durará varios millares de años (Solomon et al, 2007).”(1)


Las raíces más profundas permiten a las plantas capturar más CO2 atmosférico y las hace más resistentes a las sequías, lo que las hace ser cruciales para ayudar a combatir el cambio climático. Si las raíces se extendieran al menos a dos metros, podría llegar a duplicarse la cantidad de CO2 atmosférico capturado, de acuerdo al científico, que creó incluso un "calculador de secuestro de carbono" para cuantificar los beneficios de cultivos con raíces de mayor profundidad.

Algunos cultivos tienen potencial de captura.

Dos de las plantas conocidas en la producción hortícola, que ya tienen raíces de dos metros son la remolacha (Beta vulgaris) y los girasoles (Helianthus annuus).

"Las plantas fijan y atrapan CO2 atmosférico mediante la fotosíntesis", dijo Kell a BBC Mundo. "La parte superior de la planta es cosechada, pero la biomasa bajo tierra, o sea, las raíces y los compuestos que la planta libera en el suelo sirven para capturar y remover CO2 de la atmósfera".

El suelo ya contiene el doble de carbono que la atmósfera y el potencial de aumentar esta cantidad con raíces más profundas es muy grande, de acuerdo al científico.

"Lo que importa no es tanto lo que sucede ahora, sino lo que podría lograrse desarrollando plantas específicamente con esas características"."Es cuestión de mejorar genéticamente las plantas adecuadas. Usualmente nos hemos centrado en cultivos de alto rendimiento que son cosechados anualmente. Debemos enfocarnos ahora en plantas que también tienen raíces profundas".

El experto no ve obstáculos para que esto se logre, especialmente a medida que avanza el conocimiento sobre los genes responsables de la longitud de las raíces. Por otra parte, los árboles tienen raíces más profundas que los cultivos, pero podrían ser seleccionados para tener un sistema radicular de aún mayor longitud, según el experto

El estudio del Prof. Kell fue publicado en la revista Annals of Botany. Notas tomadas de
http://tratamientoambiental.blogspot.com/2011/08/raices-mas-profundas-contra-el-cambio.html

Según datos obtenidos de otro estudio llamado Sobre la Absorción de CO2 por los cultivos más representativos (en España) afirma que de los cultivos hortícolas analizados, la alcachofa es el más eficiente en su captación de CO2 seguido de tomate y sandía (1).

(1) http://www.lessco2.es/pdfs/noticias/ponencia_cisc_espanol.pdf


En Kew Gardens me encontré con este jardín formal con plantas aromáticas y comestibles donde vemos a la alcachofa como una planta que por su textura y color atrae la atención. Es entonces una buena opción como removedora de CO2.  


Arboles que capturan mayor cantidad de CO2
Se sabe que un árbol originario de los bosques templados de China, la Paulownia Fortunei es capaz de capturar el 50% del gas carbónico para reemplazarlo por oxigeno. Es un árbol eficiente que está siendo sembrado en Colombia por ser muy apto para producción de madera, tiene un desarrollo y crecimiento rápido, equilibrado y continuo”, explica Andrés Morales de la VRIT de la Universidad de La Salle.
Entre otros beneficios, cuenta con hojas que contienen altos valores nutricionales comparables con la alfalfa, de manera que al caer su hoja es alimento de calidad para el ganado y de nutrición alta para la tierra. Su capacidad de crecimiento generando gran cantidad de biomasa hace de esta especie una de las más elevadas en el reino vegetal, dándole una entrada importante en el mercado de los bonos de carbono.
El experto colombiano recomienda su producción in vitro, protegiendo de esta manera el ecosistema al cual se adaptará, pues garantiza que no se reproducirá sin tratamiento de laboratorio previo. De esta manera no será una especie invasiva, no desplazará flora nativa y permitirá la repoblación de fauna.
En los bosques tropicales hay muchísimos árboles que pueden mostrar mucho potencial capturando CO2 de la atmósfera. Es por lo tanto una simple sugerencia dar prioridad a las especies que actúan más eficientemente, sobre todo en un momento tan crítico de la relación humana con el planeta.  Ya de todas maneras los árboles tropicales representan el 95% de árboles base que capturan carbono a nivel global, por lo tanto dan un servicio invaluable a toda la Humanidad.

Ya sabemos un poquito más sobre cómo ayudar a capturar carbono en nuestros jardines y de compensar nuestra huella de carbono.
Datos tomados de http://proteccion-ambiental.blogspot.com/2011/06/arbol-paulownia-podria-convertirse-en.html




С - Libre la reproducción de textos completos o partes de él, fotos y gráficos, siempre que se realice sin fines de lucro y se mencione al autor del artículo (o al colaborador).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada