jueves, 2 de febrero de 2012

LA PALETA DE COLORES DEL JARDÍN TROPICAL

El primer impacto de un paisaje o un  jardín proviene de su color. Las flores también tienen esencias además de formas particulares, pero inicialmente nuestros sentidos responden a los colores. Tanto las flores como el follaje se presentan en una infinita variedad de matices intermedios. Es necesario manejarlos cuidadosamente, como cualquier recurso del arte.

Los conceptos de composición con color usados ampliamente en el paisajismo son siempre oportunos y necesarios. Cada propuesta debe contar con motivos cromáticos claros, ya que son decisivos si se quiere imprimir carácter a una obra paisajística.  Las mezclas caprichosas y abigarradas restan unidad y armonía a cualquier composición, resultan confusas y sugieren mal gusto.
Una paleta cromática parte, preferiblemente, de un color base. Es como pintar un cuadro donde se opta por el predominio de un tema y los demás se subordinaran a ese color que se expande visualmente.
La elección de un motivo cromático depende, en mayor medida, de gustos y criterios personales y  el tamaño de la obra, ya que entre más grande hay más posibilidades de ampliar las gamas elegidas.
Los esquemas contrastantes son muy atractivos visualmente, pueden ser hasta poco sutiles, de allí que para la obra paisajística pública es apta y es de uso frecuente.  
Hay gamas mucho más armónicas, que se complementan de manera sutil. Se ven este tipo de combinaciones en jardines muy elaborados, privados y públicos, que no necesitan atraer la atención de un conductor o peatón apresurado.
Des esta manera se pueden ejemplificar mejor los esquemas o patrones que logré deducir de la investigación: contraste o armonización son dos direcciones que van desde la oposición extrema a la casi yuxtaposición. Sólo el estudio y la experiencia son los que dictan cual conviene en cada caso particular.
 
  LOS VERDES OSCUROS:
 


Crean profundidad, son refrescantes, confortables a la vista. Son limpios sencillos y claros.
Los colores en el bosque pluvial generalmente articulan una sinfonía de verdes de singular atractivo. Son el resultado de que las formas de vida vegetales evolucionaran en un ambiente de mucha competencia, sobre todo por la luz, que es uno de los factores bióticos más importantes para el crecimiento de las plantas en el trópico.

La gran adaptabilidad que se observa en una comunidad dentro del bosque, ha hecho que cada especie necesite condiciones de luz determinadas. Plantas que en diferentes estratos requieren cantidades de luz, desde las que necesitan una gran luminosidad, hasta las que son tolerantes a diferentes grados de sombra.

Las diferencias en concentraciones de sustancias pigmentantes, la textura y semi-transparencia de las hojas y un sin fin de relaciones con el medio hacen que sea el color de mayor importancia biológica en la naturaleza y a la vez el principal recurso del paisajista.

Hermoso philodendro en el Jardín Botánico Robert y Katherine Wilson en San Vito de Coto Brus, Costa Rica. Foto de Guillermo Chaves H.

Los colores provenientes de coberturas de colores verdes azulados, verdes profundos y oscuros, ofrecen una excelente base o fondo para un buen contraste. Es el color que muchas veces estructura y da el plano base sobre el que se grafica a través del contrate o la armonía. 

También hay árboles y arbustos que con sus hojas oscuras aportan pantallas de fondo, enmarcan visualmente, resaltan lo que se encuentra en los primeros planos y reducen el peso visual por lo que se usan para balancear composiciones de todo tipo.

Dosel del Bosque Nuboso en Monteverde, Costa Rica. Foto de Guillermo Chaves H.

Continúa con:

LOS VERDES CLAROS:
http://paisajimopueblosyjardines.blogspot.com/2012/02/la-paleta-de-colores-del-jardin_03.html


С - Libre la reproducción de textos completos o partes de él, fotos y gráficos, siempre que se realice sin fines de lucro y se mencione al autor del artículo (o al colaborador).
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada