lunes, 3 de octubre de 2011

LA ARQUITECTURA DE PAISAJE Y EL MOVIMIENTO MODERNO

Arquitecto Paisajista
Guillermo Chaves Hernández


Cuadro en acrílico del autor; Guillermo Chaves H.

Las Vanguardias históricas del arte (de inicios del siglo XX) marcarían el derrotero de muchas otras disciplinas, incluyendo la Arquitectura de paisaje. Surgen como una avalancha incontenible y define de hecho un paradigma que marca el devenir de las profesiones asociadas al diseño durante buena parte del siglo XX.

En los escritos anteriores de este mismo blog, me he dado a la tarea de enumerar las ideas primigenias provenientes del arte moderno que impactaron a ciertos paisajistas visionarios que revolucionaron este campo. Hay que recordar que las premisas decimonónicas, como muchas otras ideas, se vuelven referencias casi pétreas, reflejadas en la trandición de las Beaux Arts y que logra también permear el estilo Arts and Crafts, y son pocos los paisajistas que intuyen los vientos de cambio que traerían los movimientos que revolucionan el arte de las "primeras vanguardias" y que posteriormente se llamarían arte Moderno. Algunos paisajistas seguirían desarrollando las formas estilísticas y repetirían los esquemas predominantes, y lo harán con mucha calidad, otros viven una transición que los lleva a ajustarse a las nuevas ideas.


Cuadro en acrílico del autor; Guillermo Chaves H.
Tienen que pasar décadas para que se manifieste con fuerza un "nuevo derrotero" para el conjunto de toda una base teórica relacionada con la arquitectura de paisaje. Una palabra que puede abarcar grandes cambios de timón es el concepto de paradigma, que procede del griego paradeigma que significa ejemplo o modelo. Se dice que un cambio de paradigma es algo dramático por que se invalidan los conocimientos previos (en el caso de la ciencia). Un paradigma también representa una cosmovisión, (para las ciencias sociales), que es en términos simples, la forma de interpretar  y concebir el mundo propio de una persona o una época, para el propósito de este artículo rige la última definición.
Según Joan Roig en su artículo Jardines modernos Arquitectura, arte y paisaje en el siglo XX …“la idea de modernidad -entendida en el contexto cultural en el que surgió y se desarrolló como alternativa a un viejo orden- apareció por primera vez relacionada con la arquitectura del paisaje en los escritos de Horace Walpole (en especial en su ensayo Historia del gusto moderno en jardinería, publicado en Inglaterra en 1780), pero hasta finales del siglo XIX no se desarrolló un cuerpo teórico capaz de ser transmitido de manera objetiva”.

En este libro Walpole escribirá un encendido elogio sobre el paisajista William Kent, al que consideraría el fundador del jardín inglés. En este ejemplar ensayo nos ofrece una sucinta historia del arte de hacer jardines.

El señor Horace Walpole, conde de Orford, político, escritor, se le atribuye ser el inventor de la novela gótica e innovador arquitecto británico era aficionado a  la historia y también de la jardinería. Escribió el Ensayo sobre la jardinería moderna que trata, tras un brevísimo repaso, de la historia de la jardinería, de las excelencias del jardín inglés en contraposición al jardín francés. Walpole relaciona el origen del jardín inglés con la supresión de los setos que cerraban la zona más próxima a la casa: “Si digo que el haber abandonado los setos fue un paso adelante, es por las siguientes razones: Tan pronto como se hizo este simple encantamiento hubo que nivelar, cortar la hierba y pasar el rodillo. El campo contiguo al parque sin la cerca desaparecida, hubo que armonizarlo con el césped del interior; y al jardín, a su vez, hubo que librarlo de su remilgada regularidad, para que se aviniese con los terrenos exteriores, que eran más salvajes.”

Hay que recordar que el adjetivo moderno proviene del latín modernus  y se empieza a usar tardíamente en el siglo V con el significado de “reciente y actual”. Es en los albores del Renacimiento que empezó a usarse el vocablo moderno  “de ahora” y los anteriormente mencionados.

 Cuando 'Capability' Brown re-ajardinó el jardín de la reina Carolina entre los años 1760 y 1770 llevó el césped hasta el río, una mejora aplaudida por un escritor contemporáneo: "El río ahora muestra con orgullo la fluida difusión entre el césped de Sion y el Real Jardín de Richmond, que en conjunto forman una escena de superior grandeza y belleza". http://www.explore-kew-gardens.net/engMarch/textMM/syonvistaN.htm


Nos habla también del pintor y paisajista William Kent (1685-1748) como impulsor del jardín-paisaje, del jardín visto como un cuadro: “En aquel momento apareció Kent, lo bastante pintor para apreciar los encantos del paisaje, lo bastante valiente y testarudo para atreverse y dictar, y nacido con el genio necesario para emprender un gran camino a partir de aquellos primeros pasos de intentos imperfectos. Saltó el seto, y vio que toda la naturaleza era un jardín.” (1)



Cascada diseñada por William Kent en Chiswick House. http://plantasyjardin.com/2011/03/el-jardin-ingles/

En este ensayo desglosa sus premisas, que son radicalmente opuestas al jardín francés –“pues a la naturaleza le horroriza la línea recta” en favor de la nueva estética del jardín inglés que nace en el siglo XVIII. Enamorado de las vastas perspectivas pintorescas y de los parterres floridos, nos desvela una nueva armonía visual que llevará a cabo en su propio jardín de Strawberry Hill. Para Walpole, como para Alexander Pope, “crear un jardín es pintar un paisaje”. El poeta Alexander Pope dijo la famosa frase “hagamos  que la naturaleza nunca sea olvidada”,  y quería que se entendiera el lugar, “el genio del lugar”. Cuando se “doma”, un paisaje debemos respetar el terreno.

Proyecto en acuarela el antes de Humphry Repton

Proyecto en acuarela el después de Humphry Repton http://plantasyjardin.com/2011/03/el-jardin-ingles/


El siglo XVIII Inglés se volvió obsesivo con estas nuevas formas de conceptualizar el paisaje, como una forma de “distanciarse políticamente” de los franceses a través del diseño del paisaje. Si bien los jardines franceses eran admirados, son también eran considerados estructurados y rígidos, los ingleses aspiraban a un estilo propio más natural, invitar al visitante a disfrutar través de la simplicidad.


El Templo de Shell en el Jardín Pope en Twickenham. Por William Kent c. 1725-1730

Sin embargo el movimiento Arts and Crafts había nacido en Inglaterra y se recurría muchas veces a “secciones formales” y "estructuradas", con influencia italianizante.

Nuevos aires de modernidad en Europa

Después de analizar el importante aporte de los ingleses al diseño de paisaje, cabría esperar que llevaran la batuta en la innovación que se perfilaba para al cambio del siglo XIX al XX pero, paradógicamente la respuesta de los horticultores británicos a la influencia del arte moderno fue excepcionalmente lenta, contrario a lo que sucedió en Francia. En la primera mitad del siglo XX, el renombre que había adquirido el estilo Arts and Crafts resultó abrumador, se dice que formó un gran escudo blindado que hizo que los paisajistas esquivaran la explosión de la energía creativa que produjo el movimiento moderno en la arquitectura y las bellas artes.

Puesto que en el diseño británico de paisaje, la pintura había sido una influencia vital para la conceptualización del jardín por casi dos siglos, es impensable que tan pocos diseñadores miraran con fijeza sobre la pared para ver qué estaba sucediendo con las Bellas Artes . En el resto de Europa y América la respuesta de los diseñadores de jardín al arte moderno fue más rápida. Antes de 1900 Gaudí había demostrado en el Parque Güell en Barcelona que Art Nouveau, entonces conocido en Gran Bretaña como el “modern style”; mostraba su peculiar disposición a ser adaptado a los parques y de jardines, y cerca de 1910, Frank Lloyd Wright en el diseño de la Casa Robie en Chicago había demostrado que las líneas de un edificio moderno se podrían extender para tener control de la disposición del espacio al aire libre. Pero estas fueron excepciones, aunque muy notables, que no dieron pie a una transformación cualitativa en los criterios vigentes en el diseño de paisaje, por lo menos en sus contemporáneos ingleses.

 
Parque Güell en Barcelona, foto de Guillermo Chaves H.
La clase terrateniente acaudalada que comisionó los grandes jardines Arts and Crafts británicos cuyos creadores no demostraron ningún interés por la innovación estilística aun cuando ya este estilo estaba declinando. No hay razón para pensar que los diseñadores de estos jardines mostraran un interés significativo en arte moderno antes de 1925.

La renovación impulsada por las primeras vanguardias
Desde mediados del siglo XIX los pintores salían con sus caballetes a pintar a campo abierto, Este contacto directo con la naturaleza derivó en un conjunto de nuevas formas expresivas y a estilizaciones formales de temas naturales, se concreta también el arte abstracto abriéndose campo en el riguroso y crítico medio artístico, que fueron retomadas en las formas arquitectónicas y de los jardines. Como precedente, el Movimiento Modernista fue atacado por los principales diseñadores el día en que apareció en el horizonte de Inglaterra. En 1916, Thomas Mawson todavía se reía de la “Art  Nouveau manía”; y dio una conferencia sobre, “el ridículo ornamento y el diseño exagerado el cual produjo este culto sobre-entusiasta”. En 1934 Sir Reginald Blomfield escribió un libro completo que atacaba el Movimiento Modernista. Indicó que “nuestra más joven generación, entrenada exclusivamente en nuestras escuelas de arquitectura, está convencida de lo pernicioso de introducir una nueva era en la arquitectura” y vio esto como su leal deber “hacer lo que pueda para rescatar un arte noble de la degradación en la cual parece estar naufragando.”
En otros países europeos y Norteamérica, por lo contrario, surgió como un movimiento cultural diversificado, con puntos de vista encontrados por múltiples visiones pero también con muchas coincidencias. “Lo que tenían en común era la conciencia de lo moderno, cualquiera que fuese el nombre. Los artistas desearon suprimir la distinción entre las artes mayores y las artes menores. Tuvieron como objetivo el unificar todas las artes, centrados alrededor del hombre y su vida.” (Revista TA 39 Maison Tasel)
El Art Noveau resulta fundamental para entender las vanguardias artísticas que emergerían posteriormente: “El papel del ornamento art nouveau en el nacimiento de la abstracción geométrica es más destacado de lo que siempre se le ha reconocido, no en vano el modernismo reivindicaba un arte total.” Dice el crítico de arte Josep Casamartina en su artículo Modernismo y modernidad. Este pensador parece reivindicar el papel de este movimiento como precursor del abstraccionismo que surgiría posteriormente al conceptualizar obras racionalistas, porque aunque el Art Nouveau pueda parecer la antítesis del funcionalismo, se considera la primera manifestación global de la arquitectura moderna. Es cuestión de analizar nuevas formas dadas al hormigón y al hierro que se crearon derivadas de la funcionalidad de estos materiales, con un esplendoroso uso de sus cualidades plásticas.
En Francia surge como una “gran fuerza ideológica imparable” las ideas vanguardistas que serían claves para entender cómo se da la correspondencia entre arte, arquitectura y diseño de paisaje. En París, durante los años veinte y treinta es una época de una transición entre Art Déco y el Movimiento Moderno. Son una referencia la obra de Mallet Stevens y Le Corbusier. También el movimiento constructivista, el cubismo y el neoplasticista holandés De Stijl, con Van Doesburg y Mondrian. Desde la época del cubismo se habla de “estilo abstracto”, que se inspira en la geometría abstracta del arte moderno. Los primeros pintores del siglo XX  se proponen producir un arte nuevo cuyo objetivo era analítico y no figurativo.
La Arquitectura Moderna y el diseño de paisaje que surge paralelo al desarrollo de las nuevas formas arquitectónicas, se caracterizaron por la simplificación de las formas, la ausencia de ornamento y la renuncia consciente a la composición académica clásica, la cual fue sustituida por una estética con referencias coherentes con las tendencias del arte moderno anteriormente enumeradas.


El Movimiento moderno toca particularmente a algunos paisajistas a través de los sólidos planteamientos extraidos de las tendencias surgidas en las primeras décadas del siglo XX. Esta ruptura se adapta imaginativamente renovando la configuración de espacios, creando formas compositivas a partir de nuevos materiales y logrando otras concepciones estéticas. Es con La Carta de Atenas, el más importante manifiesto urbanístico que se consolida una arquitectura y moderno o estilo internacional con alcances mayores. Los CIAM (Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna) fundados en 1928 y disueltos en 1959, fue un foro que se proponía discutir acerca la arquitectura moderna, el urbanismo y lo que estaba sucediendo en las ciudades, sobre todo en la posguerra. Esta secuencia de congresos se consolida como instrumentos difusores de las ideas de la arquitectura y el urbanismo modernos en el mundo entero. También resulta fundamental la obra de Jean-Canneel Claes y Christopher Tunnard, quienes impulsaron la conexión entre el arte moderno y el diseño paisajista al por proyectar una visión ambiciosa de la arquitectura del paisaje para el siglo XX a través del AIAJM son las siglas de Association Internationale des Architectes de Jardins Modernistes.
Esta verdadera revolución en el mundo del arte y en el campo de la arquitectura tuvo sus principales desarrollos en la Escuela de la Bauhaus y el denominado Movimiento Moderno vinculado al Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (1928-1959)

Los Principios modernos en paisajismo

La relación del diseño de paisaje con las artes plásticas sería irrelevante si no comprendiéramos que se vió mediatizada por las influencias de la gramática vanguardista de la plástica arquitectónica.  La modernidad en el diseño del paisaje se filtra desde su relación con la arquitectura visible en la adopción del lenguaje arquitectónico y la recolocación del sujeto en el lugar. En la arquitectura del paisaje tradicional el papel del ser humano era el de un espectador, desde una nueva perspectiva se tornó en el de un sujeto activo, participante con criterio e inteligencia que debía recomponer el espacio desde ejes, planos y volúmenes a partir de referencias sugeridas por las superficies pluridireccionales y la introducción de usos polifuncionales.

 
http://html.rincondelvago.com/art-nouveau_3.html
http://www.canalsocial.net/GER/ficha_GER.asp?id=3799&cat=arte
http://www.gardenvisit.com/history_theory/library_online_ebooks/tom_turner_english_garden_design/abstract_style_of_garden_design#ixzz0Z3Fm4OTT


С - Libre la reproducción de textos completos o partes de él, fotos y gráficos, siempre que se realice sin fines de lucro y se mencione al autor del artículo (o al colaborador).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada