martes, 25 de enero de 2011

La Reserva Biológica Isla Pájaros, sus panorámicas desde el transbordador.

Foto de Guillermo Chaves H.


Costa Rica es un lugar especial, no hay punto del país donde no haya algún atractivo singular, un paisaje encantador, o cualquier manifestación de su gran diversidad biológica y de ecosistemas. Es un país pequeño, de apenas 51.100 kilómetros cuadrados (19.730 millas cuadradas). Dentro de esta pequeña área hay una asombrosa diversidad en la geografía, el clima y los tipos de hábitats. Su riqueza se origina por múltiples factores, entre los que podemos nombrar; el país es parte de un puente biológico por su condición de itsmo, que como parte de América Central constituye la unión intercontinental. Es parte del puente de tierra entre Norte y Sur América, tiene influencia directa de dos grandes océanos. Esta ubicación ha propiciado que la diversidad de flora y fauna que se encuentra en este país tenga rangos muy amplios en respuesta a las adaptaciones a condiciones muy específicas. La topografía del país es accidentada. Cuatro grandes cadenas montañosas, que incluye volcanes activos y, con picos de hasta 3.819 metros (12.530 pies), además de las montañas periféricas en áreas tales como las penínsulas de Nicoya y Osa, cubren más de la mitad del país. Un cambio relativamente rápido de la elevación en las proximidades de las costa a ambos lados, combinado con la influencia de los vientos (del noreste, principalmente), han creado una gran variedad de microclimas en todo el país que proveen distintos hábitats para las plantas y las especies animales y el ser humano.







Foto de Guillermo Chaves H.

Esta breve descripción sobre algunos rasgos que caracterizan al país es para introducir el área de carácter insular más importante del país en el Golfo de Nicoya. Se trata de una serie de islas que van desde el estuario del Río Tempisque a Playa Tambor, sitios sumamente bellos, y apetecidos por los turistas. La mayor parte de estas islas se encuentran en la parte interna de dicho golfo. Hay otra serie de islas que están bajo la influencia directa del mar y por ello poseen acantilados más abruptos y más erosionados. Estas islas están formadas por rocas sedimentarias cretácicas y terciarias por lo que son sumamente plegadas y afalladas. La Reserva Biológica Isla Pájaros es una de estas islas donde se aprecian sus acantilados vivos. Las partes no afectadas por las olas están recubiertas por una vegetación estacional.


Foto de Guillermo Chaves H.

Esta isla se puede ver a lo lejos y como parte de uno de los recorridos en ferry (transbordador) más interesantes de Costa Rica; el trayecto que se hace desde el puerto de Puntarenas y el de Playa Naranjo, en la costa del Océano Pacífico. Es necesario utilizar este medio de transporte para desplazarse a las playas, muy apreciadas por los turistas de todo el mundo de la Península de Nicoya. Es sumamente entretenido porque en sí mismo, es todo un espectáculo visual dadas las hermosas vistas que se aprecian desde su cubierta. El Ferry de Puntarenas a Paquera y Naranjo y la Naviera Tambor llenan la necesidad de transporte mediante el cabotaje marítimo de vehículos y personas. Se cruza la Península de Nicoya pasando cerca de algunas de sus islas en un recorrido de 11 millas náuticas.


Foto de Guillermo Chaves H.

La Reserva Biológica Isla Pájaros se localiza en el Golfo de Nicoya. Forma parte de un sistema de Reservas Biológicas que incluyen además a Islas Guayabo, Negritos, creadas por medio del Decreto Ejecutivo No. 5963-A, del 28 de abril de 1976.  Isla Pájaros está ubicada a tan solo 500 m de la costa oriental de la cuenca del golfo y a 13 km al noreste del Puerto de Puntarenas, y es la que más se aprecia desde el transbordador dado que pasa muy cerca. Tiene una extensión de 3.8 hectáreas. La isla es el hábitat y sitio de reproducción de abundantes poblaciones de aves marinas, así como especies de flora característica de la zona. En la Isla Pájaros, la vegetación está constituida por un bosque de poca altura y por parches de pasto. Domina aquí el arbusto guísaro (Psidium guineense) y árboles como el guanacaste (Enterolobium cyclocarpum), el higuerón (Ficus ssp.) y el manteco (Trichilia martiana).


Foto de Guillermo Chaves H.

La fauna de la isla es principalmente de aves marinas. En algunas épocas del año llegan aquí aves marinas migratorias para buscar alimento y reproducirse. Las especies más características son la tijereta de mar, la gaviota reidora, el piquero moreno y el pelícano pardo. También es visitada por aves migratorias o estacionales como el halcón peregrino, la paloma coliblanca y el garrobo. Existen cangrejos violinistas, cangrejos marineras, cambutes, ostiones y gran variedad de peces.

Este es un paseo muy relajante a través del Golfo de Nicoya, toma unos 65 minutos disfrutar de este recorrido escénico. Y lo importante es que contamos con Reservas Biológicas que en si son bastiones de protección de especies. Sus condiciones de aislamiento y difícil acceso las vuelven reservas absolutas, donde el ser humano casi no tiene injerencia.




Foto de Guillermo Chaves H.


С - Libre la reproducción de textos completos o partes de él, fotos y gráficos, siempre que se realice sin fines de lucro y se mencione al autor del artículo (o al colaborador).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada