jueves, 27 de enero de 2011

Alcantarea imperialis. Usando bromelias en sus diseños paisajistas.

Foto de Guillermo Chaves en en Jardín de Hacienda La Laguna, en Curridabat, Costa Rica. Esta misma especie es la que se aprecia en flor en la siguiente fotografía.


Alcantarea imperialis (Carrière) Harms, anteriormente conocida como Vriesa imperialis es la mayor especie del género Alcantarea que cuenta con 19 especies, es endémica de Brasil. Se le encuentra en las montañas del sudeste de Brasil. Es nativa de los estados brasileños de Minas Gerais y de las montañas de Teresópolis, y otras cerca de Río de Janeiro, donde por lo general habita en afloramientos de granito escarpado a más de 1500 metros (5000 pies). En este paisaje escarpado se adhiere a las grietas de las rocas con poco suelo orgánico y alguna humedad. Allí sobrevive y prospera en el paisaje más espectacular que uno se pueda imaginar, en medio de acantilados verticales de rocas de granito salpicado de estas plantas majestuosas.
 

Aquí se puede ver en su paisaje nativo estas bromelias apaptadas al paisaje rupícola. Foto tomada en el Parque Piedra del Perro Sentado, en portuguéz Pedra do Cão Sentado, situado al margen del Rodovia 116, en Nova Friburgo, Río de Janeiro. Es descrita por Ronaldo de Amorim. Director del parque.







Esta formación es parte de un Monumento Nacional. La principal atracción es na roca con forma de perro localizada a 1.111 metros sobre el nivel del mar, en Furnas do Catete en Nova Friburgo. Impresionante formación rocosa con la clara silueta de un perro sendado, y las impresionantes alcantárea imperialis firmemente posicionadas en los intersticios de la piedra. Foto tomada de Acervo Nova Friburgo http://www.bing.com/images/search?q=bromelia+Pedra+do+C%c3%a3o+Sentado&view=detail&id=F6E45A0520D8329E08E847ABC52C9E761419E23C

Es una planta que  pertenece a la familia botánica Bromeliaceae, subfamilia Tillandsioideae. Está estrechamente relacionada con Tillandsia, solamente diferenciados en la presencia de pétalos. En Kew aparece como una sinonimia del género Vriesea. Alcantarea fue llamada así por Don Pedro de Alcántara, el segundo emperador de Brasil. Se le considera la especie más emblemática de este género ya que puede alcanzar grandes dimensiones, con una envergadura de más de 1.5 metros en diez años y mucho más entre más madura esté.
Foto de Guillermo Chaves en en Jardín de Hacienda La Laguna, en Curridabat, Costa Rica. Esta misma especie es la que se aprecia en la anterior y  la siguiente fotografía.

Las hojas son coriáceas y resistentes, forman un gran rosetón de hojas anchas con un color rojo oscuro cuando está bajo la luz del sol, y verde grisáceo cuando crece en la sombra. La floración es un espectáculo. El escapo de la flor puede alcanzar hasta 2,5 a 3.5 metros de altura, las brácteas son gruesas y de color rojo púrpura, produciendo cientos de flores ligeramente fragantes de color blanco cremoso. La producción de semillas se está volviendo muy común y un buen negocio, ya que cada escapo puede producir entre 400 a 600 flores, que si se tiene éxito en la polinización se producen entre 80.000 y 200.000 semillas. Además, las cantidades copiosas de néctar y polen, producidos durante el período de floración de 5 meses, forman una importante fuente de alimentos para las abejas, pájaros, mariposas e insectos varios. Como toda bromelia florece una sola vez antes de morir, produciendo esta generosa cantidad de semillas.

Foto de Guillermo Chaves en en Jardín de Hacienda La Laguna, en Curridabat, Costa Rica. Esta  especie es la misma que la anterior fotografía.

Esta enorme y espectacular inflorescencia, de larga duración es atractiva para las abejas, mariposas y/o aves como los colibríes. En la revista Nature se dice que en su hábitat es un murciélago el que se encarga de su polinización.

Alcantarea Imperialis es una especie que en su hábitat original es cada vez más escasa, y se encuentra en peligro de extinción. Debido a su importancia ecológica y ornamental la bromelia imperial ha sido irracionalmente explotada. Su desplazamiento inicial se debió a la destrucción de sus áreas donde era natural, por el avance de la civilización, dando lugar a grandes pérdidas del hábitat por el fuego provocado y por su erradicación. Hubo un período donde un gran número de plantas fueron destruidas por la idea errónea de que tener estas plantas cerca de la civilización alentaba enfermedades como la malaria y el dengue. Para complicar más su existencia, los paisajistas y jardineros al darse cuenta de que se trataba de una planta que ofrecía un gran atractivo y que su efecto era “dramático” dadas sus proporciones, la declaran muy conveniente para el paisajismo y la jardinería. Decenas de miles de plantas se extrajeron del medio silvestre y se envía a las ciudades, o eran exportadas.




Foto de Guillermo Chaves. Especie "juvenil", le falta mucho para tener las dimensiones de las anteriores.


A nivel mundial, comienza una explosión del interés por coleccionar estas plantas por la  popularidad que les diera el famoso arquitecto paisajista brasileño Roberto Burle-Marx. Esta destrucción del hábitat y del despojo de Alcantarea de la naturaleza,  provocó un impacto inmenso en todo el ecosistema, ya que estas plantas son el hogar de innumerables cantidades de pequeños animales, insectos, reptiles y anfibios. Cada planta establece un “micro hábitat” propio, y es el nicho que muchas especies que lo necesitan. Con la progresiva acumulación de humus, musgos y líquenes en todo el sistema de raíces logra proporcionar a sí misma y a otras especies una reserva de agua y nutrientes.  Estas reservas son mantenidas en forma abundante en las bases de las hojas que actúan como reservorios.

Afortunadamente ya hay muchos viveros en Brasil y muchos otros países como Costa Rica que han tenido la visión de producir grandes cantidades de Alcantarea imperialis a partir de semillas y ya se ve el resultado en muchos cientos de miles de estas plantas están siendo producidas y exportadas a todo el mundo.


Foto de Guillermo Chaves. Plantas del nuevo Vivero Bios en San Antonio de Escazú, Costa Rica.

Su cultivo es fácil, se adapta bien tanto a climas cálidos templados y tropicales, tolera suelos moderadamente húmedos aunque es preferible que estén buen drenados. Siempre debe mantener el tanque entre sus hojas lleno de agua. Es preferible colocarlas a pleno sol para que su color cambie al morado rojizo. Puede propagarse “deshijando”, o dividendo las plántulas que brotan dentro de las hojas de la base, estos brotes no se dan en plantas adultas o en floración. La fertilización utilizada puede ser la misma que se aplica a la piña, que es otra bromelia, para el crecimiento. El sustrato en que la he visto crecer es muy variado, una buena recomendación consiste de 50% del suelo y 50% de cáscara de arroz carbonizada, carbón vegetal o virutas de fibra de coco.

Es un gran placer contar con una planta como estas en su jardín, especialmente si cuenta con un espacio grande para que esta se luzca. Sus grandes dimensiones proporcionan un punto focal que no va a pasar inadvertido y van a ser el espectáculo que las hará sobresalir su jardín.




Vriesea platynema variegata
Foto de Guillermo Chaves de una Vriesia platynema del Jardín Botánico Robert y Katherine Wilson, en San Vito de Coto Brus, Costa Rica.

Vriesea Platynema es una especie del género Vriesea originaria de Bolivia, Brasil y Venezuela. Vriesea es un género nombrado en honor de Willem Hendrik de Vriese, botánico y físico alemán (1806–1862). Es un gran género de plantas de flores perteneciente a la familia Bromeliaceae, subfamilia Tillandsioideae, contiene cerca de 200 especies en Centro y Sur América. La mayoría de Vriesea son epífitas y crecen sin necesitar tierra del suelo por lo que no tienen raíces, desarrollan un tipo de raíz que las hace adherirse a las ramas de los árboles o rocas, pero estas raíces no les sirve para proveerles algún nutriente. Todos los nutrientes los obtiene a través del "tanque" con agua en el centro que se forma entre la roseta de hojas.

Foto de Guillermo Chaves de una Vriesia platynema del Jardín Botánico Robert y Katherine Wilson, en San Vito de Coto Brus, Costa Rica.


Ésta es una maravilla de bromelia y una de las más hermosas que he visto por sus tonos multicolores. Las hojas son grandes, de color verde oscuro con un estriado en bandas de finas rayas blancas. El color púrpura en los ápices de las hojas, se extiende a un sombreado de color púrpura por debajo, haciendo de éste detalle uno de los miembros más hermosos del grupo. El escapo de la flor puede llegar a los 50 cm de altura con numerosas brácteas de color rojo púrpura con pétalos amarillos. Estas plantas tropicales son capaces de albergar una gran variedad de fauna de insectos. En la naturaleza, las ranas arborícolas pueden desarrollar su ciclo de vida en una bromelia.
Cultivo: todas las vriesias requieren muy buen drenaje, sombra parcial y un sitio en el jardín donde no peguen brizas demasiado frías. El sustrato puede ser el mismo de las orquídeas, musgo, o fibra de coco. Se pueden integrar a un árbol si se aprovecha alguna concavidad. El agua se debe proporcionar moderadamente, hay que hacer aspersiones con agua con frecuencia si el clima es seco y debe asegurarse de que la roseta central esté siempre lleno de agua.


С - Libre la reproducción de textos completos o partes de él, fotos y gráficos, siempre que se realice sin fines de lucro y se mencione al autor del artículo (o al colaborador).

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada