viernes, 22 de octubre de 2010

Aportes de la Arquitectura Paisajista.

Arquitecto-Paisajista
Guillermo Chaves Hernández

Foto de Guillermo Chaves de conjunto escultórico en La Defense, París




Para muchos de nosotros la Arquitectura Paisajista es una disciplina nueva y un poco incomprendida, como no va a ser así, en Costa Rica se imparte como una especialidad de Maestría en la Universidad de Costa Rica desde el año 2003. Antes de que esto sucediera, los que la practicaban la profesión eran graduados en el extranjero. Lo que si es visible, y empieza a apreciarse, es el interés que han despertado sus propuestas innovadoras, además la calidad que ofrece un diseño especializado comparado con los jardines amateur tan "típicos" que nos ofrecían. La carrera cuenta con un prestigio progresivo gracias a su potencial como disciplina creativa. Las nuevas generaciones de arquitectos y urbanistas ven con naturalidad su incorporación a los procesos de diseño, gestión urbana, rural y silvestre como parte de una reciente "cultura proyectual". Esto a pesar de que han pasado unas pocas décadas en que se surge como una profesión “equivalente, en términos académicos” a las más tradicionales. Aunque su historia (en forma de jardines u horticultura) se puede rastrear hasta los mismos inicios de las civilizaciones antiguas.


Para lo que hoy definimos como arquitectura paisajista, su pasado es más reciente; El término arquitectura del paisaje fue inventado por Gilbert Laing Meason en 1828 y se utilizó por primera vez como título profesional por Frederick Law Olmsted en 1863”. (1) Desde estas fechas es notorio como los paisajistas han hecho notables aportes a la calidad del paisaje diseñado en todos los ámbitos de su acción y su aporte al paisaje protegido. Hoy es una profesión que tiene un rango muy amplio de acción y que abarca aspectos de gran complejidad que implican la conservación, preservación y recuperación de jardines históricos, protección y recuperación de sitios con potencial paisajístico, el ordenamiento, la gestión y producción de nuevos paisajes y muchas otras facetas.


En la mayor parte del mundo se enseña hace poco menos de un cuarto de siglo y para muchos países de Latinoamérica es un campo profesional aun incipiente, con menos años aún. Para esta región, es tan reciente que no resulta del todo comprendida por la mayoría. Roberto Burle Marx es uno de los destacados paisajistas del siglo XX que veían el diseño paisajista como una disciplina de igual relevancia que la arquitectura, no como un telón de fondo o una decoración. Algunos profesionales como el mexicano Mario Schjetnan explican su importancia con estas palabras: La arquitectura de paisaje crece, se modifica y adquiere mayor protagonismo con el tiempo; es cambiante y evolutiva.”.


Una rotonda con una preciosa fuente con el círculo como su geometría básica en la estructuración formal. París, foto de Guillermo Chaves.


A través del siglo XIX, la planificación urbana se hizo más importante y es la combinación de la planificación moderna con la tradición de la jardinería lo que le permite una apertura y un espacio protagónico. Esto se daba mientras que la sociedad alcanzaba un nivel de desarrollo que le permitía al ciudadano espacios para el ocio y el embellecimiento urbano de sus ciudades, lo que dio a la Arquitectura del Paisaje su enfoque único.

Si, como dije antes, en los inicios del desarrollo de la profesión las realizaciones principales giraban en torno al  jardín, con la horticultura como su más importante insumo; el paisajista actual, especialmente entre los siglos XIX y XX tendría como una base ineludible un marco teórico y estético muchas veces subordinado a otras manifestaciones del conocimiento, como la arquitectura y el arte, especialmente durante el surgimiento de las vanguardias artísticas históricas. Son estos movimientos reconocidos por su propuesta rupturista radical  las que darían un rumbo definitorio a toda manifestación estética posterior, incluido la arquitectura paisajista. Esta revolución es aun un paradigma del arte de vanguardia, y para algunos no ha terminado de decir todo lo que se puede.  Figuras importantes, muchos de ellos arquitectos, miraron con interés el arte y desde allí hicieron obras con una sensibilidad hacia en entorno nunca antes vista, estableciendo un diálogo inédito con la naturaleza. Son estas generaciones de artistas y arquitectos los que se han inspirado en el arte abstracto, el constructivismo, la geometría del movimiento De Stijl y el movimiento moderno, como las tendencias iniciales que dieron un giro cualitativo al devenir de estas formas de expresión.


El urbanismo y sus principios de diseño, las teorías y métodos para comprender y analizar el paisaje son otras fuentes importantes que se cruzan con los mencionados movimientos. El concepto de espacio, el cual se sintetizan todos los factores materiales, formales y compositivos que definen y dan entidad a la arquitectura paisajista, inicia su incorporación al campo de la teoría arquitectónica tardíamente, es hasta el siglo XIX coincidiendo con la aparición de la llamada arquitectura moderna. Si la arquitectura era volumen y espacio interior, el paisajismo sería también un espacio con volumen solo que en el exterior, esto lo comprendieron los paisajistas modernos. De allí surge una de las definiciones tradicionales que del “paisajismo como la arquitectura del espacio exterior”. Lo que pasa con esta definición es que se usa el término arquitectura como una sinonimia de un campo de conocimiento donde la arquitectura paisajista puede aparecer como un derivado, descendiente de esta disciplina mayor. Hoy no se ve así y se trata de hacer una clara distinción, por ejemplo, Peter Walter predica la necesidad de un paisajismo que posea estructura y orden internos (igual que la música) y solidez conceptual. Es una disciplina con una dimensión creativa y metodológica implícita que se encuentra en una etapa interesante, ya que rápidamente se ha reposicionado a si misma entre el diseño artístico-arquitectónico y la sustentabilidad ecológica, además transversalmente se le asocia a muchos otros campos profesionales. Se ha diversificado hacia múltiples ámbitos de acción donde se ve el potencial en el paisaje resultante desde la relación del ser humano y su forma de construir ese paisaje en un planeta totalmente vulnerable a las alteraciones humanas.


La fuente Stravinsky está situada en el corazón de París, en el barrio Beaubourg, junto al Centro Pompidou. La fuente ocupa casi toda la plaza Stravinsky, en cuyo subsuelo se encuentran los cinco pisos del IRCAM (Instituto de Investigación de Música Contemporánea).

Ricard Pié afirma que el paisajismo "tiene como principal objetivo entender el territorio y disfrutar de él, leerlo y transformarlo adecuadamente". Al paisajista ya no se le ve como el que llega al final de un nuevo desarrollo urbano o arquitectónico a “disponer y decorar” de jardines y parques, sino que es un profesional decisivo sobre el aspecto de cómo se tiene que ordenar el territorio cuidando categóricamente como se relaciona con el medio ambiente y su territorio.  En este sentido  Ian McHarg escribió una obra trascendental que tiene aun una gran vigencia,"Proyectar con la naturaleza" ya que crea un sistema de análisis muy efectivo que ha generado varias estrategias y recursos científicos y tecnológicos para entender e intervenir el paisaje. Esta obra se considera una influencia importante en la profesión moderna de Arquitectura del Paisaje y especialmente en la planificación del territorio. Es clave también ya que ha permitido implementar una planificación coherente con los recursos naturales del lugar procurando la sostenibilidad urbana.
Horticultura, jardinería y diversas formas de paisajsismo han existido siempre, lo que hoy vemos es que la arquitectura paisajista nace y se está construyendo como un campo inédito, y configurando una forma nueva de entender, apreciar y relacionarse con nuestro planeta.


(1) Wikipedia

С - Libre la reproducción de textos completos o partes de él, fotos y gráficos, siempre que se realice sin fines de lucro y se mencione al autor del artículo (o al colaborador).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada